miércoles, septiembre 10, 2014

Viaje a Praga (4º Día - 2ª Parte)


Después de visitar el Osario, cogimos varios taxis que habia reservado nuestro guia y nos acercamos a la Iglesia principal de Kutná Hora, la  Iglesia de Santa Barbara.


Una de las iglesias góticas más famosas de Europa Central y cuya construcción fue iniciada por los habitantes de Kutná Hora con la intención de hacerle la competencia a la catedral de San Vito en Praga.


Sinceramente, yo no soy mucho de visitar Iglesias, pero bueno, ya que estabamos, hicimos una visita rápida por su interior para terminar disfrutando de una bonita panoramica del pueblo desde uno de sus jardines.


Después de esto continuamos nuestra caminata hacia el centro del pueblo por un paseo que recuerda en cierto modo al Puente de Carlos, algo que buscaba el arquitecto que lo diseño en su momento.


Para llegar en menos de cinco minutos a nuestro destino, el Restaurante Dacicky, donde ibamos a disfrutar de uno de los puntos fuertes de la excursión, la comida tipida checa. La verdad es que ya eran las tres de la tarde y yo creo que todos los participantes en la excursión estabamos deseando sentarnos a comer.


El sitio la verdad es que era agradable, además el tiempo y el calor acompañaban, así que degustar la cerveza artesanal que allí mismo hacen era algo que no nos podiamos saltar.

Como ya os comenté anteriormente, habiamos hecho el pedido y la selección de los platos a primera hora de la mañana, así que no tuvimos que esperar demasiado tiempo a que nos sirvieran, es lo bueno de llevar todo bien organizado.


Nosotros decidimos pedir de primero una ensalada de pollo para compartir entre los dos, era una buena forma de matar un poco el hambre pero dejando sitio a los segundos, que era donde realmente ibamos a disfrutar.


Y de segundo, nos pedimos un par de platos para compartir tambien. Logicamente no podia faltar el plato estrella del restaurante, el Goulash de Jabalí, que además se hace con carne de jabalí que ellos mismos crian, o por lo menos eso nos contó el guía, y que se acompaña de un pan de jenjibre que aunque estaba bueno resultaba un poco empalagoso.


El otro plato que pedimos fue el de los filetes de queso rebozado, algo tipico tambien de la tierra que decidimos acompañar con unas patatas fritas y que sinceramente estaba buenisimo, como el resto de la comida.


Para terminar, mi hermana Eva se pidió un café, pero lo mejor de todo fue ver la cara de asombro de la camarera cuando pedimos un vaso con hielo para el café. En realidad al ser un país frio, ellos no estan muy acostumbrados a utilizar hielo en las bebidas, y mucho menos en el café, que para ellos es una bebida pensada para entrar en calor.

Os aseguro que nuestro guia no se equivocó en nada al decirnos que la comida iba a ser una de las mejores experiencias dentro de lo que era la excursión, hay que reconocer que todo estaba buenisimo, y lo que es mejor, los tres platos que habeis visto, tres jarras de cerveza, porque yo me tomé dos, y el café, tan solo nos costaron 637 coronas. Teniendo en cuenta que decidí dar 650 coronas, se puede decir que la comida nos salió por poco más de 25 euros.

Continua ...


2 comentarios:

jesus maria saenz merino dijo...

Iñigo, qué no actualizas!!! No has ido a ninguna parte o qué¿?¿?¿

Ignigo dijo...

Tengo que ponerme a ello, tuve problemas con internet y con mi ordenador (que ha muerto), así que entre una cosa y otra llevo meses con el blog parado.