martes, marzo 11, 2008

Viaje a USA (10º Día)

20 de Junio del 2004

Eran las 9:15 cuando abandonábamos el Motel del Kayenta en dirección al Parque Natural de Monument Valley, el cual esta vez estaba a muy pocos kilómetros de nuestro lugar de descanso.
En tan solo 30 minutos ya estábamos en la entrada del parque, eso si, previo pago de 5 dolares por cada uno por la entrada al mismo. Primero estuvimos visitando el centro de visitantes, donde había alguna tienda donde se podían comprar algunos recuerdos y donde se podía leer algo sobre la historia de la zona, lugar de residencia de indios durante mucho tiempo.


Aprovechamos también para sacar alguna foto desde el mirador, ya que las vistas desde aqui eran realmente espectaculares.
Y luego nos adentramos con el coche por las pistas del parque, recorriendo una especie de desierto rojizo que recordaba a las películas de ciencia ficción que se desarrollan en Marte, era como estar en otro mundo.


Durante un rato estuvimos recorriendo con el coche las diferentes zonas del parque, contemplando las curiosas formas que han ido cogiendo las rocas debido a la erosión del agua y del viento. Eso si, os puedo asegurar que el calor que tuvimos que soportar en esta visita fue brutal, yo diría que casi llegamos a estar a las mismas temperaturas que en el desierto de Las Vegas, y si no fue así, estuvimos muy cerca de ello.

A media mañana (12:00), una vez realizada la visita por el interior de Monument Valley, salimos del parque en dirección a nuestro próximo destino, Flagstaff, desde donde continuaremos nuestro viaje en dirección a Phoenix, unos 600 kilómetros de viaje más o menos.


Pasadas las 15:00 llegábamos a nuestra primera parada en el viaje, el Lago Powell, primero aprovechamos para comer en una pizzeria de la entrada del pueblo y luego nos pasamos a hacer una visita por la presa y el lago, no tan espectacular como la Presa Hoover pero bastante impactante también.

Tras pasear un poco por la zona y aprovechar a hacer una visita al interior de las instalaciones, esta vez la visita era gratuita y no había cola, continuamos nuestro viaje en dirección a Flagstaff.


Eran un poco más de las 18:00 cuando llegábamos a este pueblo, lugar donde decidimos repostar de combustible y aprovechar para comprar un poco de merienda. Yo no pude resistirme y tuve que comprarme una de esas típicas cajas de donuts que todos hemos visto alguna vez en las películas americanas. La verdad es que viendo la foto hay que reconocer que por aquella época tenia bastante pinta de zampabollos.

Desde allí continuamos nuestro viaje, y pasadas unas dos horas hacíamos nuestra entrada en la conocida ciudad de Phoenix, una ciudad que según pude leer en la guía que llevábamos se podría comprar al Benidorm español, aunque a lo grande. Se trata de una ciudad que debido a su clima y sus condiciones se llena de jubilados y gente que busca descanso y buen tiempo.

Fue en esta ciudad donde decidimos parar en un Motel de la cadena Super 8 Motel, 62'88 dolares la triple con desayuno incluido, así que como el precio era bastante asequible decidimos quedarnos allí.

Fue en este Motel donde sucedió la anécdota del camionero mexicano, la recepcionista que no sabia castellano y la ropa de la lavandería, supongo que para muchos os sonará a chino pero para los que me conocéis seguro que os suena de que estoy hablando, porque esa anécdota tanto como Javi y Yo la hemos contado ya varias veces.

2 comentarios:

asecchi dijo...

te tengo que corregir iñi. phoenix no es como benidorm, si no palm springs en el estado de california, que es donde van todos los jubilados con pasta a veranear.
en un principio ibamos a ir por esa zona pero al final para ir a san diego cogimos otra carretera la autopista 8 west, la cual nos llevava rectos. un saludo

Ignigo dijo...

Acepto la corrección !!!